Las agencias de calificación crediticia Moody’s y Fitch han rebajado la nota de solvencia de la deuda soberana de Rusia hasta ‘B3’ y ‘B’, respectivamente, dentro de la categoría especulativa o ‘bono basura’, además de mantener los ratings del país en vigilancia de cara a posibles recortes adicionales.