La invasión de Rusia a Ucrania ha provocado la indignación de la comunidad internacional, que ha decidido sancionar al país ruso en materia económica, política y financiera. Muchas empresas conocidas en el mundo también han secundado estas sanciones, vetando de sus servicios al país dirigido por Vladímir Putin. El cine, el deporte o la automoción, entre otros sectores, se han posicionado en contra de la guerra.