El Comité de Política Monetaria del Banco de la Reserva de Nueva Zelanda ha decidido elevar en 50 puntos básicos el tipo de interés de referencia para sus operaciones, que pasará a situarse en el 1,50%, después de la mayor subida de la tasa desde el año 2000 en respuesta a la escalada de la inflación.