La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) considera que la ‘excepción ibérica’ acordada por España y Portugal para limitar en un precio medio de 50 euros por megavatio hora (MWh) durante 12 meses el gas natural utilizado para la generación de electricidad es «un primer paso positivo», aunque espera «más medidas estructurales».