Llenar el depósito del coche cada vez es más caro y el ataque de Rusia a Ucrania ha empeorado las cosas al impulsar al alza el precio de los carburantes.