El presidente de Rusia, Vladimir Putin, ha asegurado que Rusia tiene la intención de seguir ofreciendo de manera ininterrumpida el suministro de gas a los mercados mundiales, aunque ha advertido en contra de aprovechar la transición energética para promover intereses políticos y económicos, así como para imponer sanciones.