La Autoridad de Conducta Financiera (FCA) y el Banco de Inglaterra (BoE) llevarán a cabo un examen del enfoque y proceder del London Metal Exchange (LME) durante el reciente episodio de desórdenes en la negociación del níquel en el mercado de futuros que llevó a la suspensión del mismo y a su accidentada reapertura una semana después.