La Oficina Nacional de Estadística (ONS) del Reino Unido ha dejado de incluir en la cesta de la compra empleada para calcular la evolución del índice de precios al consumo (IPC) artículos como los trajes de hombre y los dónuts como reflejo del cambio de hábitos en la sociedad británica a raíz de la implementación del teletrabajo durante la pandemia de Covid-19.