Renault está estudiando la posibilidad de reducir su participación en Nissan del 43% al 15%, el mismo porcentaje que Nissan posee en Renault, lo que le podría reportar unos 4.650 millones de euros al precio actual, para su estrategia de electrificación y para aliviar las tensiones con su socio de la alianza.