Repsol obtuvo un beneficio neto de 1.392 millones de euros en el primer trimestre del año, tras disparar sus ganancias un 115% con respecto a los 648 millones del mismo periodo del ejercicio anterior, impulsado por el alza en los precios de los hidrocarburos, que escalaron a máximos desde 2008, informó la compañía.