La subasta del ‘megalote’ de activos que Reyal Urbis puso en el mercado en octubre del año pasado con una puja mínima de 220 millones de euros ha concluido sin éxito, por lo que tendrá que volver a poner el paquete en subasta o disgregar cada uno de sus activos en pujas menores.