La vicepresidenta tercera del Gobierno y ministra para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, Teresa Ribera, ha reconocido la dificultad de la UE para prescindir del gas ruso en estos momentos, pero ha admitido que su compra «financia la guerra» en Ucrania.