La vicepresidenta para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, ha defendido este jueves en el Congreso que la «reivindicación» del Gobierno ante las autoridades europeas y el resto de socios «es que no sea el contribuyente» ni «el consumidor de gas español» el que asuma el coste de una nueva interconexión con Francia, en caso de reactivarse el proyecto paralizado del gasoducto Midcat.