La vicepresidenta tercera y ministra para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, Teresa Ribera, ha asegurado que la relación con Argelia «es fluida» y que se trata de un país «confiable» después de que el Gobierno haya cambiado de posición respecto al Sáhara para abrir una nueva etapa con Marruecos.