Rusia no emitirá más deuda este año y considera «casi imposible» su retorno a corto plazo a los mercados internacionales de capitales