Rusia tiene la intención de exigir el pago en rublos por las compras de gas ruso a todos los estados hostiles, aquellos que han implementado sanciones contra el país y entre los que figuran los miembros de la Unión Europea, así como Estados Unidos o Reino Unido.