El Ministerio de Finanzas de Rusia ha confirmado que «se vio forzado» a realizar en rublos y a través de una entidad rusa el pago del cupón de sus bonos en moneda extranejera con vencimiento en 2042, cuyo importe ascendía a 649,2 millones de dólares (593 millones de euros), después de que «un banco extranjero» se negase a ejecutar la transacción.