Sacyr registró un resultado neto negativo de 189 millones de euros en 2021, frente al beneficio de 36 millones de euros del año pasado, debido a un efecto contable relacionado con su salida del accionariado de Repsol, así como a una provisión por unas autopistas.