Rufián le avisa de que no merece la pena dejar que Vox «se coma» a Casado porque los de Abascal morderán siempre», también al PSOE