El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, considera que los líderes de la Unión Europea deben actuar para reducir los precios de la energía con el fin de evitar que Europa se convierta en «rehén» de Vladimir Putin y limitar el daño económico causado por la guerra en Ucrania.