La junta directiva de la petrolera anglo-holandesa Shell ha comunicado su intención de salir de las empresas conjuntas en las que participa junto a Gazprom, así como de poner fin a su participación en el proyecto del oleoducto Nord Stream 2.