Admite que «abrir el melón de un nuevo Estatuto de los Trabajadores es un tema muy complicado» y es partidario de limitar el despido