El Gobierno de Sri Lanka ha anunciado este martes que, como consecuencia del impacto de la pandemia y de la guerra en Ucrania, no cumplirá con las obligaciones de pago de su deuda externa durante un periodo «provisional» en el que espera establecer un plan de reestructuración «ordenado y consensuado» junto con un programa de ajuste con apoyo del Fondo Monetario Internacional (FMI).