El grupo automovilístico Stellantis ha anunciado que suspende sus operaciones en Rusia debido el rápido aumento diario de las sanciones de los países con motivo de la invasión de Ucrania y las dificultades logísticas de operar en el país.