El Tribunal de Cuentas ha detectado incumplimientos en las tarifas de los encargos realizados por empresas estatales a sus medios propios, incluyendo casos de reflejo indebido del IVA o importes a tanto alzado que no responden al coste real de ejecución de los encargos.