Europa deberá cambiar su política energética para frenar al presidente ruso Vladimir Putin, un cambio que no consistiría tanto en detener las importaciones de gas y petróleo de Rusia, sino en que los miembros de la OTAN llevasen a cabo una política energética que tuviera un impacto negativo en el país, según un informe de XTB.

Generated by Feedzy