El sindicato SECB, impulsor de la concentración que protagonizaron ayer los trabajadores de CaixaBank en doce ciudades de España para pedir menos presión comercial y más recursos humanos y materiales, ha cifrado la asistencia a estas convocatorias en unas 8.000 personas.