Algunos de las mayores grupos europeos de suministro y distribución energético se estarían preparando para cumplir con la exigencia del Kremlin de realizar las compras de gas ruso a través del nuevo sistema de pagos en rublos ideado por Moscú, que supone la apertura de cuentas en la moneda rusa con la filial del banco Gazprombank en Suiza.