Defiende que una política monetaria suficientemente restrictiva es fundamental para que la inflación vuelva a la meta del 2%