Con su estancia el cliente reduce un 6% de media las emisiones de CO2 y evita 1,9 kilos de plásticos de un solo uso