Se han destinado 644,8 millones de euros a compensar a las compañías por el límite en el incremento del coste de la materia prima